DUDAS




Como todo ser humano: nos equivocamos. Pero tenemos algo que los demás no pueden hacer...


....¡¡¡Si nos equivocamos, nos lo comemos!!!

Así que tranquil@s, para lograr ser un as nos tenemos que equivocar. Pero nunca viene mal unos consejillos,  ¿No?

Aquí una guía con algunos truquillos y consejos que os pueden ayudar a prevenir dulces catástrofes en vuestra cocina. 

Lo he dividido según el dulce a realizar, así podéis localizarlo más fácilmente, ¡espero que os ayude!




DUDAS:
  • ¿Puedo congelar las galletas una vez estén horneadas?
Sí, puedes congelarlas..¡¡¡PERO!!! No deberíais congelarlas si ya están decoradas ya que la humedad del congelador podría perjudicar el glaseado de la galleta.
Se deben congelar en un recipiente de cierre hermético y apilarlas aplicando papel de horno entre ellas. Pueden estar congeladas durante 3 meses, pero debe descongelarse durante 24 horas en la nevera en el mismo recipiente antes de sacarlas a temperatura ambiente.

  • ¿Se me ha terminado la mantequilla sin sal, puedo utilizar mantequilla de untar?
Como poder, podéis utilizarla. Pero la mantequilla de untar o la de baja en grasas puede alterar la textura y consistencia de la masa. Así que sin duda, lo mejor es hacerlo con mantequilla con sal. Además, con ésta última hace que las galletitas queden doradas y crujientes por fuera. ¡Ñam!
  • Mis galletas se han quedado blandas y las he dejado el tiempo y la cocción adecuada:
Nos pasa mucho si no tenemos en cuenta que, al sacar las galletas en la bandeja después de hornear, el vapor que genera el horno no deja respirar las galletas en su base. Por lo tanto, es muy importante que después de hornear las galletas, las dejemos reposar unos minutos en la bandeja y luego las pasamos a una rejilla enfriadora para que de esta manera puedan respirar bien y consigan una consistencia crujiente.

CONSEJOS:

  • Siempre mezclar bien los ingredientes secos antes de añadir los líquidos.
  • Utilizar siempre todos los ingredientes de mejor calidad y más fresco.
  • La mantequilla SIEMPRE debe usarse a temperatura ambiente.
  • Procura siempre que, al hornear, todas las galletas sean del mismo tamaño. De esta manera se harán todas a su vez y evitará que las más pequeñas se puedan quemar.
  • La masa de las galletas tiene que estar FRIA en el momento de hornearlas, de esta manera evitará que al cortar la masa se te deshaga o se rompan al incorporarlas en la bandeja.
  • Las galletas se hacen en poco tiempo, hay que tener en cuenta que las galletas estarán hechas cuando se doren por los laterales. Prestad atención porque se pueden tostar fácilmente y podéis arruinar toda una bandeja de galletas.
  • ¡¡¡IMPORTANTE!!! Cuando saquéis las galletas, debéis dejarlas durante un par de minutos en la bandeja y después SIN FALTA debéis traspasarlas a una rejilla enfriadora. Si no hacéis esto, las galletas os quedarán blandas, ya que el vapor que ha generado el horno en la bandeja no podrá respirar y hará que no queden crujientes, sino blandurrias (Sí, blandurrias).
  • Las galletas suelen decorarse o bien con fondant o bien con glasa real. Hay que limitar el uso de perlas comestibles para la decoración, ya que son bastante duras. 



DUDAS
  • ¿Puedo congelar los cupcakes horneados?
Sí, pero al igual que las galletas, no deben estar decorados. Los cupcakes sin decorar pueden estar durante un mes en el congelador.

  • He decorado con buttercream mis cupcakes y ésta se ha derretido, ¿qué ha podido pasar?
Asegúrate de que los cupcakes estén completamente fríos antes de decorarlos, de esta manera evitas que pueda derretirse el buttercream.

  • Mis cupcakes se han hinchado, ¿qué he hecho mal?
Posiblemente te hayas excedido en la temperatura del horno. Asegúrate bien que esté en la temperatura adecuada y ten en cuenta que si utilizas un horno de convección (con ventilador), éste puede hacer que los cupcakes salgan resecos, por lo que sería conveniente restarle 10 grados de temperatura a la receta. 
Por otra parte, también es posible que se hayan hinchado debido a un exceso de levadura.

  • ¡¡¡Mis cupcakes se han hundido por el centro!!!
Es un error que muchos cometemos, ¡¡¡abrimos el horno antes del tiempo indicado del horneado!!!
Debemos dejar siempre los cupcakes durante el tiempo indicado en la receta y nunca abrir el horno antes de tiempo.
También puede ser motivo el exceso de líquido en la mezcla de los cupcakes.

  • Mis cupcakes tienen una textura muy densa
Esto ocurre cuando se ha batido poco la mantequilla con el azúcar y los huevos o bien porque se ha incorporado con mucha cantidad de golpe. 
Recuerda que al incorporar la harina se debe hacer poco a poco, batiendo y añadiendo poca cantidad, batiendo y añadiendo...

  • Mis cupcakes están creciendo de forma desiguales
A la hora de batir la mantequilla con el azúcar nunca debemos excedernos más de cinco minutos.

  • ¿A qué temperatura debo precalentar el horno?
Debéis precalentar el horno por lo menos 15 minutos antes y siempre a la misma temperatura con que se tienen que hornear.
  • Generalmente, ¿a qué temperatura debo hornear los cupcakes y durante cuánto tiempo?
La mayoría de los cupcakes se hornean a 180ºC durante 20 minutos (aunque siempre deberéis aseguraros si al introducir un palillo o un "cake tester" éstos salen secos).
En el caso de los minicupcakes, se hornean a la misma temperatura que los anteriores durante 10 minutos aunque si tu horno tiene ventilador deberéis bajar la temperatura a 170.

  • Quiero hacer unos cupcakes pero los quiero planos, ¿debo hornearlos a la misma temperatura y el mismo tiempo?
Si queréis hacer unos cupcakes que crezcan planos, deberéis hornearlos a 150ºC durante 30 o 35 minutos (o, que al introducir un palillo éste salga limpio y seco).

  • Las cápsulas de mis cupcakes se despegan después de hornearlos
Para evitar que los papelillos se despeguen del bizcocho después de hornearlos, debéis dejarlos enfriar no más de 10 minutos en la bandeja del horno antes de traspasarlos a la rejilla.
Además, no debéis cubrir los cupcakes con film ni guardarlos en una caja hermética antes de que se enfríen del todo, sino la humedad hará que se despeguen.


CONSEJOS:

  • Los ingredientes SIEMPRE deben estar a temperatura ambiente.
  • La mantequilla debe batirse bien con el azúcar con la batidora eléctrica hasta que la mezcla tenga una textura cremosa.
  • La harina y la levadura deben tamizarse antes de integrarse, de ésta forma el bizcocho saldrá más esponjoso y suave.




DUDAS:
  • ¿Podemos guardar el pastel en el congelador una vez esté horneado?
Claro, es más, os diría que es la mejor opción para prepararlos con antelación y poder cortarlos sin que se nos desmigaje o se rompa. De todas maneras, a la hora de descongelar, dependiendo de la configuración del congelador es aconsejable dejar que el pastel descongele por un rato antes de cortarlo.


  • ¿Qué cuchillo tengo que utilizar para cortar un bizcocho?
Utiliza un cuchillo grande de repostería. Si usáis un cuchillo sin punta u obtuso, os costará más y los cortes no saldrán uniformes o bien que se desprendan algunos trozos del bizcocho. 

  • Quiero cortar la parte superior de mi bizcocho para que quede plano, ¿cuál es la manera más fácil de cortarlo para que quede nivelado y uniforme?
La solución es una idea que encontré en el libro de "Decorar pasteles" de Lindy Smith y que me ha servido magníficamente. Para nivelar un pastel, la forma más fácil y segura para que te salga totalmente plano por arriba es ponerle al molde después de haber sacado el bizcocho una base plana del mismo diámetro del molde en la base de éste, de manera que, al introducir de nuevo el bizcocho en el molde, quede la parte superior que sobresalga por encima del molde. De esta manera, podréis cortar de lado a lado del molde con el cuchillo y cortaréis solo la falte sobrante. 
¡Gracias, Lindy Smith!


  • Mi pastel ha salido seco/áspero/quemado/con migas y con agujeros, ¿qué he hecho mal?
Todos estos problemas indican un exceso de horneado, es decir, que hayas dejado mucho tiempo el bizcocho en el horno o a su vez, el horno al introducir el bizcocho estuviera demasiado caliente. A su vez, el hecho de que el bizcocho haya salido con migas o muy seco significa que hayas echado menos agua o aceite en la mezcla o bien se te haya olvidado un huevo de menos (¡que a mí me ha pasado! ^^)

  • Mi bizcocho ha salido demasiado bajo y estaba muy pesado y compacto.
Hay varios motivos que puedan desencadenar este tipo de tragedia, éstos son:
    • Que el horno estuviera demasiado frío y el bizcocho no esté suficientemente horneado
    • Que hayas retirado antes de tiempo el bizcocho del horno (Siempre comprobar con un palillo hasta que salga limpio)
    • Que hayáis abierto varias veces el horno antes de finalizar el tiempo de horneado mínimo para ver si estaba listo, esto provoca que se apelmace o aplaste.
    • Abundancia de agua o aceite en la mezcla.
    • Os hayáis inventado parte de la receta.(No no! Yo la primera, pensaba: bueno, quizá si le meto esto por aquí y le añado esto por allá...Pero no!! Nunca da buenos resultados) Así que seguir siempre las recetas a "raja tabla"
    • Y por último también es posible que hayáis batido demasiado o muy poco.
  • Mi pastel se pega al molde :(
Esto puede ser debido a que no se engrasó bien el molde (es buena idea utilizar un aerosol antiadherente que venden y evita que se peguen los bizcochos). También es posible que no se haya enfriado el tiempo suficiente, ya que antes de los 10 minutos después del horneado el pastel está aún tibio y blando y puede romperse con muuucha facilidad. A los 20 minutos la masa empieza a endurecerse.
Por último, acordaros si el molde estaba engrasado, pasar un cuchillito o un palito para despegar los costados del bizcocho, así os facilitará la expulsión del molde. 


  • Mi bizcocho no ha crecido casi nada
Ten en cuenta siempre de utilizar el molde adecuado para la cantidad de mezcla, ya que si utilizas un molde demasiado grande conseguirás que no te crezca e incluso que te quede crudo por el centro. O bien, asegúrate de tener la temperatura adecuada del horno, una temperatura demasiado baja puede causar que no crezca el bizcocho.

  • ¡¡¡Mi bizcocho se ha desbordado del molde!!!
¡¡¡No os asustéis!!! Es simple, seguramente habréis llenado el molde demasiado. Aseguraros siempre de llenar los moldes hasta 1/4 o hasta no más de 3/4 de su capacidad. Y porsupuesto, colocar el molde en el centro del horno.


CONSEJOS:

  • Una vez en el horno, cuando ya se haya formado la corteza superior del bizcocho, podemos evitar que se queme poniendo una placa de horno encima de éste.
  • El pastel debe estar completamente frío antes de decorarlo con fondant o mazapán o cubrirlo con alguna crema (buttercream, ganache).
CÓMO FORRAR UN MOLDE 





DUDAS:

  • ¿No tengo azúcar glas, puedo moler azúcar blanco para preparar la base de los macarons?
Mi respuesta más sincera es...¡¡¡NO!!! ^^ Os lo explico...he intentado hacer macarons muchas veces moliendo azúcar blanco y creedme, o soy torpe de naturaleza (que también) o realmente no se debe hacer de esta manera. Y tiene un por qué. El azúcar glas que se vende preparado lleva una cantidad de fécula que el que podríamos preparar en casa. Así que mi consejo más sincero (y por experiencia) es que no utilicéis glas real casero. Os ahorraréis tiempo y sobretodo ingredientes, ya que la cantidad de azúcar blanco que pudieseis utilizar para hacer azúcar glas no valdría. 
  • ¿Qué temperatura es la más indicada para hornear los macarons?
Como todo, depende del horno. Pero se aconseja hornear los macarons entre 145º y 170º, así que todo queda en experimentar con vuestro horno para encontrar el punto exacto, siempre teniendo en cuenta que los macarons no deben dorarse, ¡solo cocerse!
  • ¿Cómo sabemos cuándo hay que dejar de mezclar el preparado para pasarlo a los moldes?
Cuando estéis batiendo la mezcla y no sepáis cuando dejar de batir, fijaros siempre en que debe quedar una consistencia papillosa, es decir, no demasiado densa ni líquida del todo.
  • ¿Qué posición es la ideal para colocar la bandeja en el horno con nuestros macarons?
Personalmente yo horneo mis macarons en una altura baja del horno, de esta manera controlo más el secado y cocción con la temperatura. 

  • ¿Qué boquilla es mejor a la hora de hacer los macarons en nuestro molde o papel de horno?
Conviene utilizar una boquilla lisa y más bien ancha.


CONSEJOS

  • El ingrediente principal de los macarons (además del azúcar y las claras de huevo) es la harina de almendra. Pero como no es fácil encontrarla en nuestros supermercados, empleamos siempre almendra molida. ¡PERO! Para que la consistencia se le parezca lo máximo posible a una harina de almendra, es necesario tamizar las almendras molidas para ello. De esta manera, nuestros macarons tendrán una superficie completamente lisa.
  • Las claras de huevo son otro de los ingredientes más complejos a la hora de preparar este exquisito postre. Por ello, es conveniente separar las claras al menos un día antes de utilizarlas para que a la hora de batirlas consigan la textura adecuada. PERO siempre recordad que estén a temperatura ambiente antes de utilizarlas, así que deberéis sacarlas del frigorífico unas horas antes de empezar. 
  • Para aquellos que no tengan un molde especial para macarons, la idea más fácil y efectiva es dibujar una plantilla en una hoja de papel de horno, dibujando círculos de unos 4cm de diámetro. Siempre recordad, claro está, de darle la vuelta al papel a la hora de empezar a rellenar con nuestros macarons. 



Todos estos consejos y truquillos (algunos míos :D) los he mencionado a partir de los libros con los que he podido aprender y de los cuales agradezco totalmente su existencia (¡¡¡GRACIAS!!!).

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Affiliate Network Reviews