domingo, 26 de mayo de 2013

GALLETAS DE MANTEQUILLA SIN HUEVO, PITUFOS Y ALGO MÁS ^_^


¡Qué ganas tenía de hacer esta receta!

Y mi sorpresa fue asombrosa, para bien, al descubrir lo buenísimas que están las galletas de mantequilla sin huevo.

Este post (y su significado "galletil") es debido a que como sabréis finalizó el segundo sorteo galletero de Instinto Repostero y la ganadora, Raquel, me pidió que fueran sin huevo ya que iban destinadas a su nene y éste no lo toleraba.

Así que por mí estupendo, no había probado hasta entonces las galletas sin huevo y para mí era todo un honor hacer unas galletas riquísimas sin huevo para que un niño las disfrute.

¡Total!

Aquí os pongo la receta (fácil y buenísima) para que podáis optar a hacer unas galletas "fuera de peligro" para toda la gente que no tolere el huevo O simplemente porque queráis unas galletas que tengan el mismo sabor que las que llevan huevo pero queráis conservarlas durante más tiempo.
Ya que además de ser aptas para gente que no lo tolere, lo mejor de éstas galletas es que se conservan mucho más tiempo al no llevar este ingrediente.

Por lo tanto, no tenéis excusa para no hacerlas! Son todo "Pros" ^_^

No me enrollo más, os dejo la receta y en sí las galletas que escogió nuestra ganadora para su peque: ¡¡LOS PITUFOS!! Así que seguir leyendo que más abajo os las muestro :)

GALLETAS DE MANTEQUILLA
 SIN HUEVO



Para unas 10-20 unidades dependiendo del tamaño del cortador.


Necesitaremos:
  • 250 gr. de harina 
  • 150 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (¡muuuuy importante! No vale microondas, que os veo venir ^_^)
  • 75 gr. de azúcar glas.
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita y media del aroma que escojáis (en mi caso utilicé vainilla)

Preparación:
  1. En nuestra batidora (yo usé mi KA del alma) y con las varillas batiremos nuestra mantequilla a temperatura ambiente hasta que quede una textura cremosa a una velocidad media-alta.

  2. Una vez lograda la textura, iremos añadiendo a cucharadas nuestro azúcar glas (previamente tamizado, muy importante) sin prisa pero sin pausa. Bajad la velocidad de la máquina para no acabar con más azúcar glas en vuestra cara que en la masa ^^ y recordad que deberéis parar vuestra máquina para ir bajando lo que se vaya quedando en las paredes del bol.
    Cuando esté totalmente integrado podemos subir la velocidad de la batidora.


  3. A continuación, agregaremos nuestra cucharita de aroma al gusto y seguimos batiendo a velocidad media-alta. Veremos como la mezcla se blanquea ligeramente y gana algo de volumen.

  4. Lo siguiente que haremos, será incorporar nuestra harina tamizada junto con la pizca de sal del mismo modo que hemos agregado el azúcar, sin prisa pero sin pausa, hasta que se haya integrado.

  5. Veréis que se van formando migas, en ese momento pararemos nuestra batidora y formaremos una bola con nuestra masa.

Ahora veremos el segundo paso:

2º: Procedimiento de la masa:

Necesitaremos:
  • Bandejas de horno.
  • Papel de horno.
  • Rodillo grande con guías (para que el grosor de la masa sea igual)
Empezamos:
  1. Una vez tenemos nuestra bola de masa hecha, la pondremos sobre papel de horno y la aplastaremos un poco para que quede algo ovalada, como veis en la foto, y la cortaremos en 2 trozos.

  2. Ahora, iremos cogiendo un trozo por vez y lo estiraremos con nuestro rodillo sobre papel de horno. Si notáis que se os pega el rodillo a la masa podéis espolvorear un poquito de harina sobre la masa o el rodillo, pero no en exceso ya que la textura de la galleta podría cambiar.


  3. Una vez extendido, lo colocaremos sobre una bandeja de horno y pondremos una lámina de papel de horno sobre la masa.


    Repetiremos el proceso con los 2 trozos, intercalando las láminas de papel entre ellos y apilando las masas extendidas unas sobre otras sobre la misma bandeja. No hace falta decir que la última capa de masa debe ir también cubierta con papel de horno para que no coja olores de la nevera ni se corra el riesgo de que se manche de algo. (Y no os preocupéis porque tengáis que utilizar tanto papel de horno, es una manera de aseguraros que la masa no se pegará una con otra y además a la hora de hornear os hará falta el papel, así que podéis reutilizarlo para hornear)
  4. ¡Y a la nevera!
Atención: Esta receta está preparada para hacer la masa un día antes de hornear las galletas, ya que la textura de la masa queda mucho mejor y es más fácil trabajarla a la hora de cortar y hornear (¡comprobado!). ¡PERO! Si no tenéis tiempo y las tenéis que hornear el mismo día, deberéis dejar la masa en la nevera como mínimo 2 horas y seguir con el procedimiento que explico a continuación.

¡PUM! Ha pasado un día y ahora toca cortar y hornear:

3º: Hornear:

Necesitaremos:
  • Rejillas enfriadoras
  • Bandejas de horno.
  • Cortadores a nuestra elección.
  • Horno ^_^
Preparación:
  1. Precalentamos nuestro horno a 175ºC y preparamos una bandeja con papel de horno.
  2. Sacamos nuestras láminas de masa de la nevera (una por una si queréis, así no se os amontona) y vamos cortando nuestra masa y colocando las piezas sobre nuestra bandeja preparada con papel de horno. (Recordad poner las galletas del mismo tamaño a hornear, así se harán todas al mismo tiempo y no se os quemará ninguna).
    Una vez hayamos llenado la bandeja de galletas, la meteremos en la nevera de nuevo durante 10-15 minutos antes de hornear.

  3. Pasados estos 10-15 minutos meteremos la bandeja en el horno y hornearemos unos 10 minutos o hasta que se hayan dorado los bordes.
  4. Una vez horneadas, sacamos la bandeja y las dejaremos reposar 5 minutos sobre la bandeja antes de pasarlas a la rejilla enfriadora.
Ahora toca repetir el procedimiento con las láminas de masa que nos quedan en la nevera.

Y Taráaaa!!! Ya tenemos galletas riquísimas sin huevo. 

Se me olvidaba, si tenéis dudas sobre conservación de galletas y demás, podéis visitar mi sección de dudas y consejos en mi blog, justo aquí: http://instintorepostero.blogspot.com.es/p/dudas.html

Dejamos enfriar por completo nuestras galletas antes de decorarlas, y podéis guardarlas en un recipiente de lata (se conservan mucho mejor que en plástico).

Así que ahora toca ver cómo se decoraron, ¿no?

¡AQUÍ LAS TENÉIS!







Pitufos everywhere (y la verdad que me encantó hacerlas de estos personajes, ya que me recuerdan a mis horas y horas de infancia viendo estos dibujos ^_^)

Así que nada más que decir, que le hayan encantado a la ganadora y a su nene y ya sabéis, en el próximo sorteo de Instinto Repostero en mi página de Facebook podéis llevaros unas de éstas de los personajes que escojáis! 

Sed buenos, me retiro y os dejo con más ejemplos galletiles de la última semana.










¡¡¡HASTA PRONTO!!!

5 comentarios:

DETALL FRU dijo...

Hola!!! Muchas gracias por compartir las recetas, se ven buenísimos!!!, Nos conocimos en el Face, ahora te sigo también desde mi blog!!! ;)

Anónimo dijo...

ooooo asco

galletas dijo...

que buena pinta tiene la receta, y vaya decoración! increible.

Antojo en tu cocina dijo...

Una receta genial. Me la guardo y comparto :)

anikazgz Plano dijo...

Están de rechupete!!¡!!Las hago desde que encontré tu receta.
Gracias por compartirla.

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Affiliate Network Reviews