jueves, 20 de diciembre de 2012

GALLETAS DECORADAS CON GLASA REAL


GALLETAS DE MANTEQUILLA CON GLASA REAL CASERA:

Me encantan, de todas las maneras, formas, colores y texturas posibles.

Vamos, ¡que me pierden!

Las galletas son fáciles de preparar, están de muerte y con una tanda te salen galletas "pá" dar y regalar.


En este caso las he decorado con glasa real y el detalle de la rosa está hecho con fondant "FunCakes" blanco.

La receta es la básica de galletas de mantequilla, que os dejaré más abajo. Pero antes...

Si habéis leído un poco sobre mis gustos ya sabréis que me gusta viajar. Lo considero mi pasión (el hecho de haber estudiado Turismo también ayuda). Pero el hecho de conocer lugares, costumbres, tradiciones y sobretodo gastronomía de diferentes sitios del mundo me vuelve loca!!! Y me encanta :)

Este verano tuve la oportunidad de hacer el viaje de mis sueños: conocí Estados Unidos, que para mí era como "el viaje de los viajes" y aunque solo habré visto menos de una tercera parte del país me he prometido volver cuanto antes!!!

En fin, a lo que iba, hablando de viajes, desde el día 25 al 29 de este mes (por tradición) no estaré por estos lares ya que marcho a visitar Bélgica.



¿Y eso qué significa?

C.H.O.C.O.L.A.T.E

¡¡¡Chocolate belga a mansalvaaa!!!

Así que ya os contaré cuántos kg de chocolate he traído de vuelta y ya prepararé algo rico que implique sobredosis chocolatera.

En fin, no me enrollo más, aquí os dejo la receta para las galletitas.

Preparados, listos...¡vamos!

RECETA GALLETAS DE MANTEQUILLA (también podéis seguir el tutorial paso a paso)
  • 250g de mantequilla
  • 200g de azúcar glas
  • 500g de harina de repostería
  • 1 huevo grande
  • Extracto de vainilla
  • Una cucharadita de leche

  1. Batimos la mantequilla junto con el azúcar glas hasta formar una textura cremosa.
  2. Añadimos el huevo y seguimos batiendo.
  3. Incorporamos la esencia y la cucharadita de leche (en este paso podéis incorporar también algún colorante si queréis conseguir galletas de colores)
  4. Agregamos la harina tamizada previamente en tres veces, batiendo bien entre turno y turno hasta conseguir una masa firme (no dura).
  5. Ahora, dividiremos esta masa en dos.
  6. Extenderemos con un rodillo una de las masas sobre papel de horno hasta conseguir una masa con un mismo grosor en toda ella para que luego las galletas no nos queden de diferente tamaño.
  7. Una vez extendida sobre el papel de horno, guardar en la nevera tapada con otro papel de horno sobre ella.
  8. Mientras se enfría vamos repitiendo el proceso con la otra mitad de masa que hemos apartado anteriormente y volvemos a guardarla en la nevera encima de la anterior.
    Este proceso de estirar la masa antes de guardarla en la nevera en lugar de meter directamente la bola de masa en la nevera nos permitirá trabajarla mejor luego, porque si dejamos la bola fría a la hora de estirarla con el rodillo nos costaría mucho más.
  9. Precalentamos el horno a 180ºC.
  10. Dejamos enfriar ambas masas en la nevera durante unos 15 minutos.
  11. Pasado este tiempo, sacamos una de las masas y vamos cortando galletas con cortadores que elijamos y vamos colocando las galletas sin hornear sobre una bandeja con papel de horno. Como nos sobrará masa, volveremos a hacer una bola con ella para posteriormente repetir el proceso con la masa que nos ha sobrado. Mientras volvemos a amasar el resto que nos ha sobrado y continuamos cortando galletas, guardamos la bandeja de galletas que hemos cortado antes en la nevera (siempre es mejor que en el momento justo de meter las galletas en el horno éstas estén frías). Gastamos toda la masa y las vamos colocando en la bandeja de horno.
  12. Horneamos durante 15 minutos aproximadamente o hasta que los bordes empiecen a dorarse. Cuidado, ¡¡¡no hay que dejar que se tuesten!!!
  13. Dejar reposar 5 minutos en la bandeja de horno y traspasarlas a una rejilla enfriadora. Muy importante, ya que si las dejáis en la bandeja del horno las galletas no podrán respirar el vapor y se ablandarán enseguida.
     
  14. Repetir el proceso con la otra lámina de masa en la nevera.


Ahora lo único que nos queda es decorarla, en este caso lo hice con glas real, pero también puede hacerse con fondant (está igual de bueno...)

¡¡¡Y esto es todo por hoy!!! 

Por cierto, si tenéis niños o tenéis que haceros cargo de algún chiquillo y no sabes qué hacer para que se entretenga...haz una tanda de galletas, ¡¡¡es infalible!!! Los tienes calladitos, se entretienen y disfrutan :)

Y como dijo mi queridísimo Jim Carrey...

...A falta de pan, ¡¡¡buenas son galletas!!!

2 comentarios:

Anita Huinca dijo...

Hola, muy buen Blog ^^ ¿Cuánto es el tiempo que puede conservarse la glasa real?.
Me surge esa pregunta ya que me dijeron por ahí que al estar hecha con claras de huevo, solo se conserva unos días.

Saludos!

Instinto Repostero dijo...

Hola Anita! muchas gracias, me alegra que te guste mi blog ^^! Pues te diría que si tienes que trabajar con glasa real, la hagas el mismo día (y a poder ser) justo en el momento de decorar tus galletas. La glasa cambia muy rápido de consistencia y se endurece o cristaliza, así que puede perder mucho su textura y darte problemillas. Pero si ves que necesitas si o si tenerla tiempo guardada, te diría que la guardaras en un recipiente de cristal hermético en la nevera. Cúbrelo con film de cocina tocando la superficie de la glasa y tápalo bien. Espero que te haya servido de ayuda y suerte! Besitos :)

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Affiliate Network Reviews